Descubre en la tienda online de Los Guillermos los mejores juegos educativos para los más pequeños de la casa, recorre nuestra sección y encuentra el juego que más se adapte a tus necesidades.

¿Qué juegos son realmente educativos?

Los niños necesitan que el juego de aprendizaje tenga un componente importante de pasión

Inmersos como nos encontramos en una era digital, se aprecian cada vez más niños híper conectados, con las consecuencias que ello conlleva para su futuro, tanto positivas como negativas. Entre estas últimas ya destacan algunas que tienen que ver con la salud, con su desarrollo educativo y su forma de relacionarse con los demás. 

La tecnología está en todos los ámbitos de nuestra vida, haciéndonosla más fácil, y puede ser una potente herramienta educativa, pero solo si se utiliza bien. En términos generales, se está dejando a un lado a los juegos educativos tradicionales como los mecanos, los de construcción o de habilidad, y esto puede traer consecuencias negativas para el correcto desarrollo del niño.

Juegos educativos que contribuyan al aprendizaje de un modo tradicional como los puzzles o los que requieren utilizar la lógica, aceptar unas reglas, resolver problemas o interactuar con otros, es lo que necesitan los niños para tener un desarrollo intelectual y psicológico más natural.

Me divierto aprendiendo con juegos educativos

Los juegos educativos contribuyen al aprendizaje de los más pequeños. Es una alternativa ideal para aprender el abecedario, para conocer los números, colores, animales y mucho más. Existen variedad de opciones a la hora de plantear juegos que puedan ayudar a los niños a descubrir más sobre muchos ámbitos que aún desconocen y hacerlo de forma divertida. Si, además de hacerlo jugando, incluimos a los personajes favoritos de los más pequeños en estos juegos, el interés por practicar y aprender será aún mayor. Serán ellos mismos los que pedirán jugar a esos juegos que les ayudarán en el aprendizaje y a facilitar conocer nuevos animales, letras, colores y más. 

Juegos educativos para la vida real

En este sentido los juegos infantiles educativos proporcionan esos pequeños detalles fundamentales a esa edad. Por ejemplo, la gestión del trabajo en equipo, de la frustración de no alcanzar la victoria, de confiar en las respuestas del otro, o simplemente de dar con la clave en el funcionamiento de una peonza o un cubo de rubik.

Juegos educativos para niños que permitan simplemente que los niños jueguen, piensen, hablen y actúen, es lo que realmente se necesita. Porque el objetivo es aprender jugando, y no el mero entretenimiento. Y lo más importante: que los niños aprendan mientras se divierten, porque sólo así se logrará captar y mantener su atención. 

Hay muchos niveles en este tipo de juegos en función de la edad y de lo que se quiera transmitir con estos juegos educativos. La dificultad irá variando y, del mismo modo, la diversión vendrá de los aciertos, el conseguir construir, encajar un puzzle, o tener más imaginación que la vez anterior. Poco a poco los pequeños se darán cuenta de su evolución y su interés irá creciendo. 

En la estimulación está la clave de los juegos educativos

Si encontramos juegos educativos que diviertan a los pequeños pero que además les ayude a superarse y ellos mismos puedan ver su evolución, veremos que se sienten con ganas de jugar, de repetir, de practicar con sus amigos y familia y se sienten orgullosos de sus logros. A través del contacto con los colores se descubrirá si un niño tiene talento artístico, o una memoria prodigiosa que se revela gracias a un juego de cartas. El aprendizaje se debe dar de una forma divertida y natural, porque así es como se consigue crear interés en niños de corta edad. 

La infancia consiste en realizar nuevos descubrimientos cada día, y los juegos tradicionales han acompañado a muchas generaciones en este correcto aprendizaje. Porque el aprendizaje no cesa en las diferentes etapas de la vida, y a cada una de ellas corresponde una metodología diferente. En el caso de los niños es básico que desarrollen, entre otras capacidades, la psicomotricidad. Y esto no se conseguirá delante de una pantalla, sino aprendiendo a utilizar un yoyó, un aro o una peonza.

Salir de la pantalla con juegos educativos

Este tipo de entretenimiento mejora además su capacidad de percepción del entorno y la de socializar. Internet llegó hace años para cambiar nuestras vidas. Las actuales generaciones son completamente digitales, y no deja de sorprender la capacidad de algunos niños muy pequeños de manejar un móvil o una tablet. 

Pero teniendo en cuenta las consecuencias posturales para la salud y en la calidad de la visión, y la falta de relaciones sociales que conlleva la pantalla, es necesario plantearse que el entretenimiento infantil pase también con mayor frecuencia por un entorno natural, en el que además es muy importante que esté implicada la familia.

El juego es el mejor método educativo para un niño

En definitiva, los niños son muy curiosos y aprenden cada día. Es muy importante que desarrollen sus habilidades sociales y motoras. La autogestión de las pequeñas recompensas que reciben en sus avances también son fundamentales para su estado de ánimo y su forma de relacionarse con las demás, que dependerá en gran parte de las capacidades que se les estén fomentando.